viernes, 11 de junio de 2010

Los mil y un insomnios

Un buen amigo me pidió el diseño de un cartel para el X Festival de Cuento Brevísimo, organizado por el Centro Toluqueño de Escritores; no solicitó ninguna imagen en particular, lo único que me señaló fue la restricción de diseñarlo a dos tintas y el formato, 21 x 70 cm. Este es el tipo de proyectos que de inmediato me inspiran, por la sencilla razón de que confían en mi juicio y además me permiten hacer un comentario al respecto del tema, justo de eso se trata la ilustración. El título "Los mil y un insomnios" me sugirió de inmediato imágenes fantásticas, me recordó mis sueños raritos, como el del elefante rescatista o el del demonio saltarín, lo difícil como siempre, fue concretarlas en una escena contundente y significativa. El proceso a continuación.


Aquello del cuento breve me refirió a esa señal de pequeñez que hacemos con los dedos y pensé en una persona sosteniendo un microlibro. Las letras son poderosas, no importa su puntaje, razonamiento que me llevó a recordar el oscuro capítulo escrito por Michael Maltese para los Looney Tunes donde aparece el imponente elefante miniatura, que no por pequeño es insignificante, justo el concepto detrás del cuento breve. La decisión de dibujar un rinoceronte en lugar de un elefante fue porque ya he dibujado paquidermos anteriormente y nunca un rinoceronte, además, las aves que mantienen una relación simbiótica y bastante romántica con este animal se ajustaban perfecto a la metáfora de los diez festivales, el cuerno atravesando el librito me pareció una declaración de principios, o de guerra, elija usted.


Dibujar a una mujer en lugar de un hombre siempre es más emocionante, por lo menos para mí y creo que la belleza femenina supera con mucho a la masculina. Me imaginé a esta mujer como la Dama de los Sueños, su cabello ocupando todo el fondo, envolviendo y protegiendo nuestras ideas. No dibujé ningún detalle en el cuerpo de ella para usar el espacio vacío como soporte compositivo.


Desde el principio tuve claro que uno de los dos colores debía ser rojo, para el segundo busqué un gris verdoso lo suficientemente oscuro para que la línea se integrara a esa tinta, al final. Para lograr algo de volumen usé 4 porcentajes en cada tinta. El porcentaje al cien por ciento del gris verde es el que define el trabajo de línea.


La integración del título a la ilustración.


Eliminé las líneas en la parte baja, era demasiado detalle y hacía confusa la lectura.


Pantone 1788 C. Previsualización en CMYK a la izquierda y su apariencia en la placa para impresión, a la derecha.


Pantone 419 C. Previsualización en CMYK y su apariencia en la placa.


Versión final en PDF para impresión.

2 comentarios:

Hectorvector dijo...

This is fuckin' awesome! ¿Cómo es que nadie comenta al respecto? Bueno, me parece genial tu idea y la manera en la que condensaste el concepto de una manera tan efectiva y sobre todo adaptándote a las limitantes de color y ese tamaño tan peculiar y 'verticaloso'. Lo único que lamento es que no haya habido un elefante porque los prefiero a los rinos, je.

En fin, ¡felicidades por el buen trabajo!

Mr. Blue dijo...

¡Muchísimas gracias por tu comentario, Héctor! También amo a los elefantes, pero tenía muchas ganas de dibujar al rinoceronte y el detalle del cuerno atravesando el libro se acomodó perfecto a la idea. Sigue revisando el blog, la próxima semana postearemos videos y fotos de la Comic Con. ¡Gracias de nuevo!