lunes, 29 de septiembre de 2008

Se pierde y se gana.

Con frecuencia ocurre que tras la elaboración de una ilustración, el resultado final parece muy distante a la imagen pensada originalmente. Difícilmente se consigue ese grado de materialización del pensamiento, no conozco a nadie que al referirse al resultado, diga "es tal y como lo imaginé" sin hacer gestos que sugieran lo contrario. Siempre hay variantes que son difíciles de prever y controlar. Igualmente, en no pocas ocasiones el primer boceto tiene un atractivo y espontaneidad que no conservan los trazos posteriores y aún con la intención de que así fuera, poco a poco va perdiendo algunas de sus cualidades. Hay veces que ésta primera idea, generalmente la más sencilla, va "heredando sus genes" a las que le siguen: variaciones sobre la misma o versiones más complejas que pierden en lo espontáneo pero ganan en su elaboración y su estética.

-The force is not strong with this one

Así ocurrió al comenzar a bocetar a George L. Los primeros rayones de la pluma BIC lograron un boceto del que hice lo posible por conservar lo sencillo, puntual y fluido que tan bien puesto me pareció; hacia la segunda versión ya había perdido algo de su encanto original. El resultado final no me pareció tan lejano como en otras ocasiones, lamentablemente surgieron otras variantes y la versión definitiva, la impresa, no fue tan afortunada como podrán comprobarlo en el número de octubre de CM. De modo que uno no sabe lo que gana hasta que lo ve perdido y viceversa -ja!- Aquí, la ilustración final, tal como la… Como debió salir.

-Uuuuse the foooorce

-Mr. Green.

2 comentarios:

volovan dijo...

Creo que los buenos artistas son los que logran plasmar exactamente lo que piensan en el medio que utilizan; ilustración, pintura, música, escritura… Y por lo menos yo veo esta ilustración tan chingona como si la hubieras pensado. Talento, los acompaña. Buenos, lo que hacen, son.

Mr. Blue dijo...

eeeeeeeeeeeeee! ¡Comentario de Volován!